inteligencia artificial y derecho

La inteligencia artificial nunca sustituirá a un abogado

Aunque es muy poco probable que estemos vivos para ver un escenario como el de Skynet en la película de Terminator, lo que si es un hecho es que la inteligencia artificial va a cambiar nuestras vidas y a un paso muy avanzado. Algunas predicciones afirman que el 30% de los empleos que existen hoy en día no necesitarán de la ayuda humana para el año 2030, mientras que otras predicciones aseguran que aún así habrá otros trabajos que los humanos podrán realizar. La mayoría de empleos administrativos no requerirán de interferencia humana, ya que las computadoras pueden hacer un trabajo mucho mejor y mucho más rápido a un precio mucho más bajo.

En este artículo cubriremos algunas predicciones que sostienen que los abogados serán completamente sustituidos por la Inteligencia Artificial, y por qué pensamos que esto no será así.

Las máquinas afectarán parcialmente a los abogados

No podemos negar que algunos elementos de la abogacía serán afectados gravemente por el desarrollo de la Inteligencia Artificial. Existen muchos software capaces de economizarle meses de trabajo pesado a cualquier humano, y con la tecnología avanzando a este ritmo, los abogados serán desplazados a tareas más estratégicas; esas que requieren inteligencia emocional y habilidades avanzadas de resolución de problemas (esas que ninguna máquina -hasta la actualidad- puede tener). En el Derecho hay muchas áreas grises que requieren de interpretación, debido a que no existe una respuesta definitiva de lo que es correcto y lo que no.

Los robots ayudarán a los abogados, tanto como un piloto automático ayuda a un piloto

Durante la década de los 1940s muchos pilotos tenían miedo de perder sus trabajos debido al gran crecimiento y expansión de la tecnología de piloto automático en los aviones. Esto nunca sucedió, pues como podemos ver hoy en día, casi 80 años después, todavía los pilotos operan los aviones, aunque cabe destacar que el piloto automático ayuda inmensamente. Así es como probablemente va a suceder también con los abogados, ya que la mayoría de las tareas que puedan ser automatizadas lo serán, mientras que cualquier otra cosa que requiera un grado avanzado de toma de decisión y responsabilidad requerirá de un abogado humano. La tecnología puede ayudar con las tareas que a nadie le gusta hacer, mientras que los humanos se quedarán con los elementos interesantes del trabajo.

Los abogados odian el trabajo pesado

A decir verdad, nadie va a la escuela de Leyes para gastar años y años redactando contratos de alquiler y tareas similares. Los abogados son gente inteligente que disfrutan el trabajo real -el trabajo que pone sus cerebros a trabajar-. Mientras más puedan las máquinas ayudar con el trabajo pesado, mejor será para los abogados; llegarán a casa temprano y disfrutarán el trabajo que tendrán que hacer el día próximo. Nadie disfruta tener que lidiar con pilas de papeles y documentos, y esa es el área que puede ser automatizada y agilizada por los abogados robots.

Los abogados son más inteligentes de lo que las personas piensan

Los abogados tienen uno de los coeficientes intelectuales más altos en todas las categorías de empleos. Mientras las máquinas son extremadamente dependientes en lo que se refiere a tareas administrativas, no pueden llevar a cabo ninguna tarea que requiera inteligencia emocional y son más propensas a realizar un trabajo deficiente en evaluar a las personas. En cuanto a análisis estadísticos e investigaciones jurídicas, las máquinas pueden ser una muy buena ayuda para los abogados, pero en cuanto a consejería real y audiencias, no hay reemplazo para un abogado humano.

Posiblemente tengamos más abogados en el futuro

Al contrario de la creencia popular, es más posible que antes que las personas consigan empleos relacionados al Derecho. El rápido desarrollo de la tecnología empezó hace ya más de dos décadas, y durante ese tiempo han sido creados más empleos que nunca antes. La razón de esto es que la misma tecnología está creando un sinnúmero de empleos, pero también se han creado nuevas ramas del Derecho que necesita que nueva gente sea contratada. Desde especialistas en derecho familiar hasta ciberabogados, es probable que veamos un aumento mundial de abogados en los años que están por venir.

Los robots no pueden pensar como un abogado

Una de las cosas más importantes que a un abogado se le enseña en la escuela de Leyes es a pensar como un abogado. Mientras las máquinas pueden saber todo lo que exista sobre leyes específicas y acceder a ello en un segundo, nunca podrán ser confiadas con tareas de alto nivel. No solo porque son inapropiadas, sino también porque las personas no confiarían lo suficiente como para poner sus vidas en las manos de dichas máquinas. Cabe mencionar también a aquellos clientes de alto perfil que quieren tener la mejor defensa posible… si contratan un robot, eso sería un abogado que cualquier puede contratar.

Y por último…

Si bien es cierto que muchas profesiones cambiarán en los próximos diez años o más, no menos cierto es que habrá trabajo suficiente para la mayoría de las personas. Con el surgimiento de la Inteligencia Artificial, los humanos tendrán más tiempo para realizar tareas creativas, esas que requieren involucrar lo emocional y las tomas de decisiones a un nivel avanzado. Esto también es una realidad para los abogados, que sentirán el cambio que trae los avances tecnológicos. Pero estamos seguros de que será un buen cambio. Un cambio que le permitirá a los abogados dedicar más tiempo a las tareas que realmente disfrutan más.

_

Fuente: Law Technology Today [Traducido por AbogaDom]
Imagen: Bob Al-Green / Mashable.

Deja un comentario