clientela

Cómo representar una clientela diversa

No existe religión, raza u origen socioeconómico que describa de manera grupal a todos tus clientes. La única cosa en común que tienen es que todos son humanos (¿o no todos?). Hay ciertos puntos claves de importancia que debes tener en cuenta si piensas tratar con una clientela diversa.

Investiga las normas culturales

Si sabes que te vas a reunir con un cliente cuyo origen es nuevo para ti, revisa en internet para ver si hay algunos consejos o taboos que no deben tratarse. Esto es esencial especialmente si vas a reunirte con un cliente en un restaurante y te toca elegir el lugar. Debes tener en cuenta que tu cliente podría tener ciertas restricciones dietéticas que no has considerado.

Además debe tomar notas de las diferentes normas sociales. Por ejemplo, no es ideal para un hombre darle la mano a una mujer que practique el islam. Estos son tips que se deben buscar antes de reunirte con tu cliente para determinar la manera apropiada de interactuar. Tomar en cuenta estas medidas hará sentir más cómodo a tu cliente.

Las percepciones de una justicia justa no son uniformes

“¿Cuánto tiempo estaré en la cárcel si pierdo?”

A mediados de los años 1990’s una clienta estaba demandando al propietario de donde ella vivía por el retorno de su depósito de seguridad. Se podía notar, por su acento y su apellido, que la clienta era una inmigrante reciente de Rusia. También vivía en una comunidad con una densa concentración de inmigrantes rusos. El abogado la estaba preparando para la corte de reclamos menores donde ella se iba a representar a sí misma pro se.

Mientras ella arreglaba sus documentos preguntó al abogado “Entonces, si voy a corte y gano ¿me devolverán mi depósito?”.

“Sí, si ganas tendrás una audiencia contra el arrendador por tu depósito más las costas de presentación” respondió el abogado.

“Y si pierdo, iré a la cárcel” dijo la clienta. “¿Qué?” le preguntó el abogado.

“Si pierdo voy a la cárcel. ¿Cuánto tiempo estaré presa si pierdo?” preguntó la clienta.

Ella lo preguntaba en serio. La clienta pensaba que si perdía un caso en la corte de reclamos menores frente al demandado iría a la cárcel. La clienta no sabía la diferencia entre corte civil y corte penal. El abogado volvió a sentarse con la clienta y le tomó otra media hora convencerla de que la cárcel no era una posibilidad. De hecho el abogado le recomendó que fuera a algunas audiencias el día anterior a su caso para que viera que a nadie lo llevaban preso.

Ella ganó el caso y consiguió su depósito de seguridad del propietario arrendador. Al final el abogado aprendió más de esta situación, que lo que ella aprendió del abogado.

Explica lo que significa ser abogado

“Trata de hacer tu propuesta de honorarios tan simple y transparente como sea posible.”

Un cliente nuevo en el país puede que no haya trabajado con un abogado antes. Una explicación inicial de cómo funciona la confidencialidad abogado-cliente puede ser una gran herramienta para aliviar la tensión de tu cliente. Aunque representes clientes pro bono, una conversación inicial sobre tus honorarios también es esencial. Trata de hacer tu propuesta de honorarios tan simple y transparente como sea posible (lo cual es un buen comienzo con cualquier cliente, sin importar su religión, raza, u otras características).

Siempre que aconsejes a un cliente comienza con una versión simplificada de lo que haces, y luego ve profundizando los detalles. Algunos clientes entienden todo perfectamente en el primer encuentro, otros no. Empieza asumiendo que no todos entenderán.

Las apariencias importan

Una forma de reunirte con un cliente de una cultura o país con el que nunca hayas tenido un encuentro anterior es que mientras más formal parezcas, mejor. Los abogados no tienen uniformes oficiales. En el trabajo diario, si la mayor parte de tu trabajo es por teléfono, una vestimenta casual encaja bien. Si vas a reunirte con clientes, una apariencia más formal es señal de respeto y ayuda a indicar tu rol.

Para mantener un aspecto profesional en tu oficina, pon tu diploma donde los clientes puedan verlo. Hasta un simple cuaderno de notas puede tener un efecto visual. Estos dos artículos dejan saber a tu cliente que eres un profesional en el cual se puede confiar.

Otra cosa que todavía impresiona a un cliente, aunque es una técnica antigua, es el estante lleno de libros de Derecho. Es notable la cantidad de clientes que se detienen a mirarlos. No hay duda de que esto agrega credibilidad, especialmente para una reunión inicial con un cliente.

Prepárate para ser receptivo y abierto

Finalmente, preséntate a ti mismo lo suficientemente abierto como para que cliente se sienta cómodo haciendo preguntas, sea al inicio o al final de la reunión. Estas preguntas abiertas de “siéntase libre de preguntarme cualquier cosa” pueden ayudar a aliviar los temores basados en la cultura que puedas tener. Si tienes alguna preocupación al final de la reunión, pídele al cliente que reafirme lo que va a pasar o lo que ellos deberían esperar.

_

 

1 Comentario

  • Licda.otaño 6 diciembre, 2016 Reply

    Gracias

Deja un comentario