Litigacion

Ventajas y desventajas de ser un abogado litigante

Antes de convertirte en abogado litigante, de seguro escucharás unas cuantas nociones de las cosas que estos hacen. Algunas de estas cosas son ciertas, la mayoría no. Antes de adentrarte al camino de la litigación, necesitas evaluar las ventajas y las desventajas de esto.

Primero las malas noticias:

La litigación es contradictoria.

Si odias el conflicto, no esperes disfrutar de la litigación. Tus clientes estarán demandando a alguien, o bien, siendo demandados. No hay nada de afecto aquí. Las partes regularmente esperan que sus abogados sean agresivos, algunas veces demasiado. El abogado contrario vendrá con todo contra ti.

La litigación es impulsada por plazos.

Hay plazos para todo. Respuestas a interrogatorios, solicitudes de producción y de admisión. Peritajes y declaraciones de expertos. Y un largo etcétera, que multiplicado por 20 o 40 casos sería una gran sorpresa.

La litigación no es como en la televisión.

Muchas personas estudian derecho porque han visto alguna serie de televisión (Suits, Law & Order, The Good Wife, etc.). Se ve muy bonito en televisión ¿no? Pero el arte no siempre imita la vida real. La práctica real de derecho no es atractiva ni glamurosa. La mayoría de tu tiempo no estarás tratando casos de alto perfil. Más bien, la mayor parte de tu tiempo lo pasarás frente a una computadora, investigando, haciendo borradores y respondiendo correos electrónicos. En fin, la litigación puede ser que no llene tus expectativas.

Nunca dejas de litigar.

Si eres consciente, es difícil dejar el trabajo en la oficina. En casa te preguntarás si debiste haber preguntado esa pregunta extra en el testimonio. Cuando estés fuera, te preocuparás si la moción fue presentada. Incluso te darás cuenta que las conversaciones con tus seres queridos se han convertido en interrogatorios. Es difícil dejarlo en la oficina.

Nunca sabrás lo suficiente.

Toma tiempo aprender la práctica de una manera tan bien que te sientas cómodo en tu propia piel como abogado litigante. Para algunos toma cinco años, para otros hasta diez años. Algunos nunca alcanzan este nivel de comodidad. Es un proceso largo. No te conviertes en un abogado litigante de la noche a la mañana.

Mucho depende en el instinto, y el instinto toma tiempo.

Muchas cosas de las que se les pregunta a abogados litigantes requieren de decisiones rápidas (decisiones rápidas en testimonios, en audiencias y en juicios, por mencionar algunas). Para tomar estas decisiones hay que confiar en los instintos, y los instintos toman tiempo para desarrollarse. Como abogado litigante joven, te preguntarás más de una vez si lo que estás haciendo será un buen trato. Sólo la experiencia le pone un alto a esto.

Ahora, las ventajas:

Nunca hay un momento aburrido.

Sí, hay investigaciones qué hacer y notas qué escribir, pero la litigación es de ritmo rápido y serás arrastrado por este ritmo. Planearás cómo ganarle a la parte contraria y usarás todo tu ingenio, tus energías y tu corazón para que este plan funcione. Todo el tiempo tendrás sorpresas y desafíos con los cuales lidiar. Puede ser un poco aterrador, pero ciertamente no es aburrido.

Es como una buena partida de ajedrez.

La parte contraria quiere ganar. Tú también. El contrincante hace todo tipo de movimientos para tomar a tu rey, mientras tú lo defiendes y al mismo tiempo intentas tomar el rey de él. Para cada movimiento hay un contra movimiento, y nada es lo que parece. ¿Te gusta una buena partida de ajedrez? Has venido al lugar correcto.

Algunas veces sí es como en la televisión.

Sí, gastas una increíble cantidad de tiempo en frente de una computadora. Tu oficina es tu casa lejos de casa. Pero algunas veces tienes que salir a aventurar. Algunas veces destruyes a ese experto en la declaración. A veces, en audiencia, bateas la pelota fuera del estadio. Y otras veces ganas un caso. Incluso algunas veces eres Jack McCoy, de la serie Law & Order (sí, el mismo que dice:”Y creo que la Constitución se debe utilizar menos como un escudo para los culpables, y más como una espada por sus víctimas inocentes”).

Se mejora con la edad.

Como un buen vino, ser abogado es algo que mejora con la edad. Mientras más tiempo practicas, más mejoran tus habilidades, más aprendes y más cómodo te sientes en la práctica de derecho. Si logras superar el miedo y la incertidumbre de los primeros años, podrás disfrutar de los frutos de tu trabajo duro.

En lo que a litigación se refiere, hay cosas buenas y cosas malas. Si logras aprender a disfrutar las cosas buenas, y no te quedas sólo con las malas, puedes hacer una carrera exitosa de ella.

_

1 Comentario

Deja un comentario